miércoles, 11 de junio de 2008

¿Anti-mutantes? // ¿anti-anti-mutantes?

Esta tarde he asistido a la presentación de la antología de Ferré y Ortega: "Mutantes. Narrativa española de última generación." en la FNAC del Triangle en Barcelona.

Aunque la propuesta de antología de narradores -y esto no incluye unicamente cuentos, sino cualquier forma de prosa- al margen del cánon es sin duda necesaria y por lo tanto obvia, he lamentado el discurso final que ha tomado el acto. Juan Francisco Ferré nos ha contado lo que era o son los mutantes de esta literatura que llamamos nacional -aunque yo hubiera preferido expandir el territorio e incluir a cualquiera que se exprese en lengua castellana o, bien, por otro lado, incluir textos de otras tradiciones españolas en lenguas que no son el castellano -es decir, lo sabemos todos: catalán, gallego y vasco-. Si uno busca un poquito por internet en los sitios adecuados encontrará información de primera mano de que es lo que se denomina este tipo de escritor, se antologan muchos y muy variados: Eloy Fernández Porta, Robert-Juan Cantavella, Jordi Carrión, David Roas, Javier Calvo (un cachondo) y Flavia Company entre otros. He citado a los que han acudido hoy, que han hecho el esfuerzo y el gesto de acudir, supongo que por proximidad. Pero hay muchos otros de entre los que cabe destacar a Manuel Vilas, Agustín Fernández Mallo, Javier Calvo, el propio Juan Francisco Ferré o Vicente Luis Mora. Cada uno aporta algo, ya sea un cuento, un texto visual, un fragmento de novela o lo que sea; y cada uno ha dedicado unas palabras, unos mas y otros menos en función de sus ganas de participar o de su ego -esto es así, también-. Como siempre se han manifestado no como grupo ni como generación, si no como un conjunto de autores que rondan una fecha de nacimiento en torno a los años 70 y que tienen por influencias más allá de las literarias las audiviosuales y musicales en el formato que guste, y que sobre todo, no desperdician la oportunidad de la abyección ni de la ironía. Hasta aquí bien.



Ahora empieza lo que me ha parecido que sobraba y que algunos de los presentes en la mesa han intentado "detener" sin mucho éxito. Al final de su intervención introducctoria como antologísta, Juan Francisco Ferré ha soltado el "bulo" por llamarlo de algún modo de que cierto crítico apoltronado que él no ha dudado en calficiar como acelga en olla podrida -y esto es totalmente deleznable, porque en un acto cultural o publicitario (ambas cosas en este tipo de encuentros suelen ser exactamente lo mismo) está dedicando su tiempo a confeccionar una antología anti-mutantes. Luego ha acudido al correlato del comic marvel y ha dicho que el enemigo de los mutantes en este tipo de historias es el científico racionalizador, es decir, el antagonista que tiene tanto poder como el protagonista y que lo dedica a contrarrestar la naturaleza de éste. Lo que en literatura equivaldría a decir que un crítico solvente como Fernando Valls (y este nombre ha salido a regañadientes gracias a que Javier Calvo, convertido en el adalid de la curiosidad de todos o al menos la mía) se dedique a proponer su antología. Lo cual es totalmente admisible y si bien es más, totalmente deseable. En esto último han coincidido todos menos Ferré.

Jorge Carrión en un ataque de buen gusto ha tratado de devolver al acto su valor propagandístico (en el sentido sano de la palabra) y de recordar que estabamos allí para hablar de ese libro y no de uno fantasma que no se sabe con certeza de su posible publicación. Pero la semilla había germinado. Se ha calentado la boca y ha seguido largando entre las caras atonitas de escritores como Eloy Fernández Porta o Robert-Juan Cantavella, es decir, de punta a punta.

Yo lo que lamento es la actidu del antólogo, no la buena idea del libro si no la mala de idea del otro libro. Quiero decir, que es normal que exista una antología alternativa (curioso término tratándose de que los alternativos, en principio, son los mutantes) que proponga a otros autores. El cánon es algo siempre subjetivo y que siempre resplandece por los nombres que faltan y nunca por los que están puestos. Lo mismo le pasó a Harold Bloom en su día, y era Harold Bloom. Y que como dice el refrán falsamente atribuido al Quijote: "Nos ladran Sancho, señal que cabalgamos." Y que el diálogo siempre es bueno para que surjan nuevas ideas y propuestas, y que nadie tiene la razón absoluta en nada, y que recuerden que son ellos los que tratan de mover el paradigma de literatura española, que se atengan a las consecuencias de ello. Por que actitudes como la de esta tarde en Ferré puede hacer que muchos mutantes se conviertan en seres invisibles a sus ojos y acaben desconfiando del producto que hoy trataban de vender. En el libro nos venden una lista de nombres, no de textos, pues bien yo me la he comprado a ver que hay de bueno y de nuevo. Sin duda, por lo que he visto esta tarde, me compraré esa dichos antología anti-mutantes de Valls, si es que existe. Y por lo tanto seré consumidor y lector de esta literatura que por lo menos da signos de quere moverse o decir algo.

Para terminar explicaré una anecdota que nos ha contado Eloy Fernández Porta. Cuando era pequeño y fue a ver La "Guerra de las Galaxias" con su padre este le preguntó: "Papá, si las galaxias son tan grandes y tienen tanto espacio, ¿por qué se pelean entre ellas?" Y su padre le contestó: "Para que tú compres la entrada". Pues eso. Carrión ha sentenciado que es normal que cuando una galaxia se siente atacada salgan los Jedis a defenderla. Y Calvo a contestado: "¿Nosotros que somos los Jedis o el lado oscuro de la fuerza? Yo quiero ser el lado oscuro de la fuerza: los malos."


6 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Muy, muy interesante texto y crónica. Se me ha pasado por completo lo de la presentación, lástima porque hubiera estado bien.

Juan Francisco dijo...

Muy interesante tu crónica del evento, que te agradezco, así como tu presencia, pero en lo que a mis declaraciones te refieres quizá olvidas que sólo hice una mención provocativa al final de mi primera intervención a tal antología con objeto de mostrar un poco los efectos negativos que la intervención de Mutantes estaba causando en el contexto literario y fue Calvo quien explotó el asunto insistiendo en ello. Lo de la "acelga" fue, sin duda, una mala metáfora, cuya ironía trataba de contrarrestar los ataques verbales constantes que muchos de los sentados a la mesa esa tarde hemos recibido de tal crítico sin merecerlo. Te doy la razón en que fue un tema lateral (pero significativo de la recepción del libro en algunos contextos) que acabó apropiándose quizá del acto en la parte final, una vez que cada uno había dicho o leído lo que más le interesaba. Así que fue un polémico fin de fiesta. En absoluto, me mostré molesto con la antología. Incluso dije que estaba literalmente "encantado" con el hecho de haber provocado con la antología tal respuesta. De todas formas, no es un bulo, está ya más que confirmado, y todos sentimos una gran curiosidad por lo que pueda incluir tal proyecto. La gran cuestión es si en un contexto literario donde, como dices bien, lo mutante es la alternativa tuiene sentido poner en marcha una alternativa qu8e sólo representa la corriente dominante. De tales paradojas (algo paralizantes) está hecha la vida literaria española...
Gracias otra vez por tu interés y disculpa si a veces pudo parecerte más agresiva que irónica mi actitud.
Juan Francisco Ferré

Oscar Sáenz dijo...

La verdad es que acabo de sorprenderme fuertemente de la potencia de internet. Gracias a tí por tu comentario en este humilde blog. Sin duda es comentable el hecho de que se confirme esa contra-antología, eso significa que por vuestro lado las cosas os están saliendo bien, de la cual me alegro porque a mi me ha pasado un poco como la metafora que contaste referente a Agustín Fernandez Mallo. Gracias a él y a su obra estoy descubriendo las vuestras y me están gustando, así que si he de salir del armario en ese aspecto, salgo. Por edad mis referentes son primos hermanos de los vuestros y el espíritu es el mismo. Para mi es tan literario Homer Simpson como Shylock o Joaquín Sabina. Sé que Javier Calvo fue el que explotó pero creo que fue culpa general de todos por no haber sabido detener la cuestión. Os merecéis por actitud mucho más que estar hablando de un libro que no es el vuestro. Y en fin, a todos se nos calienta la boca o los dedos, a mi el primero. Eso es que sois unos mutantes muy humanos ;)

Gracias Juan Francisco Ferré por tu visita y comentario así como a Alvy Singer, otro honor tenerle de visitante.

Saludos.

anónima dijo...

Veo que te lo pasaste bien en londres, "quimera21"! ;)

Carla dijo...

No me gustan las criticas literarias. No se que es la posmodernidad, era liquida, era liquida es lo unico que se. A mi solo me gusta las novelas rusas porque los nombres acaban en -v.
Veo que sigues trabajando duro, eso esta muy bien.
saludos

Mario Martínez dijo...

En realidad no creo que la antología de Valls tenga por intención representar la corriente dominante, como dice Ferré. Creo que es una antología de cuento, de cuentistas. Y el género del cuento nunca ha sido hasta la fecha el dominante, sino marginal (no puede pasar tan pronto de marginal a caduco, sin que nunca haya tenido un verdadero espacio en este país).

En ese sentido, creo que los fines últimos de la antología de Valls, tal y como yo la he entendido, por los autores que sé que está barajando, no es antimutante (al menos no de una forma esencial). El objetivo es mostrar qué se está haciendo en cuento hoy. En cuento, y no en otras formas narrativas, o fragmentos de formas más extensas. Y eso es tan lícito como cualquier otra cosa. Supongo que dentro de las formas más o menos canónicas del cuento se puede seguir innovando, creciendo, o, si queréis, mutando. Hay toda una generación de nuevos cuentistas que no ha salido todavía a la luz (representada en una antología, como lo fueran Páginas Amarillas o Pequeñas Resistencias), y esos nuevos narradores estarán recogidos ahí.

No entiendo cómo una persona tan inteligentísima como Ferré, cuyo afilado intelecto se torna doloroso para los demás, no alcanza a ver que hay otras formas, otros cauces, que siguen siendo distintos a los dominantes, y no entran en los cánones establecidos en sus Mutantes.
Quien demanda apertura habría de ser el primero en tenerla.
Y yo espero anhelante a ver qué me tienen que decir estos nuevos cultivadores del cuento.